Es la única evidencia del antiguo Ferrocarril de de Chimbote. Esta hermosa locomotora que permanece desde la década de los años 70 estacionada a la entrada del Vivero Forestal de Chimbote se empezó a construir en 1872. La obra fue encomendada al ingeniero y arquitecto Enrique Meiggs.

La primera etapa, hasta la estación de Tablones, fue inaugurada en 1876. Luego se pudo avanzar una segunda etapa hasta el poblado de Huallanca, lográndose la construcción de 138.5 kilómetros de línea férrea, ya por el año 1912.

El Ferrocarril funcionó primero a carbón, llegaron luego nuevas Locomotoras a Vapor (1939) y Maquinaria Moderna «ALCO» de Estados Unidos. Posteriormente se pusieron al servicio del tren tres vagones elegantes y confortables de fabricación japonesa. Finalmente funcionó a petróleo y motor diesel (1947).

Después del terremoto de 1970, que causó daños en un 60% a la línea férrea, el gobierno militar en aquel entonces optó por no reconstruirlo, a pesar que transportaba una considerable cantidad de carga, especialmente carbón para Siderperú, y también pasajeros a la sierra de la región.

Actualmente esta hermosa locomotora ha sido refaccionada, pintada y ubicada estratégicamente en la vía de acceso del Vivero. Es la única evidencia de la más importante obra de ingeniería construida en Áncash.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.